AQUI EMPIEZA TODO

 

 

 

 

 

 

 

Una noche de invierno, un viajero llama, bicicleta en mano, a la puerta de mis padres. Es José Francisco Vaquer Sales, pero en casa se le conoce como «lo Catinenc».  Pide poderse esconder en casa hasta que tome el tren a Barcelona y desde allí passar a Francia. Es vecino del pueblo de mis padres y cuñado de una trabajadora de casa. Mis padres saben a lo que se exponen al dar asilo, pero la amistad, la familia, la vecindad impone un codigo de hospitalidad por encima de las practicas represivas a la que se exponen.

Mientras cenan, en la mesa explica los motivos que le han llevado a coger una bicicleta y pedalear en la oscuridad los 50 quilometros que distan desde Albocàsser hasta casa. Esa tarde, un miembro de la Guardia Civil (hay quien dice que se trata de Juan Antonio Nuñez García, el ‘teniente loco’) ha ido a advertirle que han llegado ordenes de que han de detenerle y llevarlo a Castellón para ser interrogado. El Catinenc se dedica al estraperlo en connivencia con la Guardia Civil, por lo que estos temen que al ser detenido e interrogado por esta actividad, acabe involucrándolos. Pero él sabe que esto no va por ahi. Posiblemente algún maqui, durante el interrogatorio lo ha delatado como enlace.

El Catinenc tomó el tren y via Barcelona y Francia, se exilió al Brasil. La bicicleta quedó escondida en casa. Una bicicleta grande y pesada. En unos tiempos en que una bicicleta era un lujo, mis hermanos se morian de ganas de poderla usar, pero mis padres tardaron años en dejar que saliese de casa. El miedo habia calado en la sociedad dels Ports Maestrat.

Esta historia familiar fue mi primer contacto con los maquis.

Esta entrada fue publicada en Geografies de Conflicte i Confluència. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a AQUI EMPIEZA TODO

  1. Jaime Agustín Cerdá Ferrer dijo:

    Gracies, Lluis, per obrir al mon una finestra de les vivencies en primera persona, d’uns fets que mai hem d’oblidar per no tornar a repetir.los.

  2. jose manuel maura quer dijo:

    Muy interesante Luis. Las historias y vivencias que deben de haber al respecto, me encantara ir conociéndolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *